Celebre la temporada con Rev3 Energy™ de USANA

USANA_Rev3_EnergyTal vez últimamente ha notado un cambio en el aire.  El sol brilla, las plantas están floreciendo, la temperatura está subiendo y el aire libre nos está llamando.  Es momento de ponernos activos y salir, pero antes de hacerlo, asegúrese de empacar unos cuantos Rev3 Energy™.

Sí, Rev3 es la compañía perfecta para todas sus aventuras.  Las actividades vigorosas pueden ser estimulantes, pero pueden acabar rápidamente con la energía que necesita.  Afortunadamente, Rev3 contiene una gama de ingredientes energizantes naturales que mejoran la respuesta del cuerpo al estrés y la fatiga.  Rev3 también ayuda a mejorar su estado de alerta y resistencia mental gracias a la cafeína derivada de tés naturales que contiene.

Su refrescante sabor sin duda le caerá de maravilla, a donde quiera que vaya.  Y gracias a que Rev3 tiene un bajo índice glicémico y no contiene saborizantes artificiales, le permitirá sentirse con más energía durante más tiempo.

No importa si está en el campo de golf, en el jardín o recorriendo un nuevo sendero en la ladera de una montaña, asegúrese de ponerse activo –naturalmente—con Rev3.  ¡Visite nuestra tienda en línea y pida ya su dotación para la temporada!

- Fuente: USANA

Más información sobre los productos, la compañía y el negocio, en SaludVerdadera.com  (USANA significa “Salud Verdadera” en Español)

Acerca de USANA

Fundada en 1992, USANA Health Sciences (NYSE: USNA) es una compañía nutricional con base en EE.UU. que desarrolla y fabrica productos nutricionales, de cuidado personal, energéticos y para el control de peso en sus instalaciones registradas ante la FDA, en Salt Lake City, Utah. Los productos, probados por NSF International y utilizados por más de 600 atletas profesionales, son desarrollados por el galardonado equipo de científicos de la compañía y se venden directamente a Clientes Preferenciales y Distribuidores en Estados Unidos, Canadá, México, Francia, Bélgica, el Reino Unido, Holanda, Australia, Nueva Zelanda, Filipinas, Tailandia, Singapur, Malasia, Corea del Sur, Japón, Taiwán, Hong Kong y, en China, a través de BabyCare, Ltd., subsidiaria de propiedad absoluta. Nombrada cuatro años consecutivos como uno de los “Mejores Lugares para Trabajar” por la revista Outside, USANA ha recibido también más de 100 reconocimientos estatales, nacionales e internacionales, incluido Lo Mejor del Estado de Utah, Premios Stevie, Australian Business Awards, La Elección del Editor de NutriSearch y otros.

* Todas las imágenes que se muestran son única y exclusivamente para fines ilustrativos, y tienen Derechos Reservados (©Copyright) por sus respectivos dueños.
** Todas las marcas y nombres comerciales mencionados son única y exclusivamente para fines informativos, y tienen Derechos Reservados (©Copyright) por sus respectivos dueños.
*** La marca USANA® es propiedad de Usana Health Sciences, Inc.(Salt Lake City, Utah – NYSE:USNA)

Un día dorado brilla para Billy Demong

Por David Baker

BillyDeMong1La medalla de oro está en una bolsita de recuerdos y otros artículos con dedicatorias. Exactamente dónde está esa bolsa, bien a bien, no sabemos, pero nunca ha estado perdida. A veces está en el sótano, o en la habitación, o en el cajón de los calcetines, siempre entre lo que podríamos llamar cosas de todos los días.
Y eso habla más de distancia que de reverencia. “Creo que conforme pasa el tiempo, uno se da cuenta de que lo más importante es el logro y no el metal”, dice Billy Demong, unos días antes de que él y el equipo de nórdico combinado de EE.UU. viajen a Italia para los Campeonatos Mundiales de 2013. La medalla de bronce que se llevarían a casa unos días después es un buen incentivo para Sochi, el próximo año.

Incluso tres años y un cambio después, uno no olvida esa sensación de logro. Nunca habrá otro atleta estadounidense que sea el primero en ganar oro en un evento nórdico. “Ese logro es para siempre”, dice Billy. “Definitivamente es algo que brilla dentro de mí. Es algo así como ‘ah, sí pasó, yo lo hice’”.

Y es aún más difícil olvidar ese día entre montones de cosas mentales. Cruzar la meta sin nada más que nieve frente a él. Volver la vista atrás y ver a Johnny Spillane, su compañero de equipo, llegar en segundo lugar. Después de un abrazo, mirar a la cámara y decir, “muy bien”. Sentirse abrumado por esa serenidad que llega como efecto secundario de darse cuenta de que, después de 20 años de intenso trabajo, se ven resultados. Sí, muy bien.

Y después la llamada para anunciar que los otros atletas de Estados Unidos habían escogido a Billy como abanderado para las ceremonias de clausura. Él dice que de alguna forma fue más intenso que haber ganado la medalla.

Y el último gran evento del día fue, quizá, el que más nervioso lo puso, incluso más que los 46 segundos de ventaja que le llevaba el líder de la parte de campo traviesa de su evento. Billy ya tenía 11 estrellas olímpicas en su cinturón, nada del otro mundo, pero pedirle a alguien, frente a 100 personas, que se case contigo, es otra cosa.

Billy no lo había planeado así, no era como el guión de una película: ganar los Juegos Olímpicos, proponer matrimonio y vivir felices para siempre. Pero así pasó.

¡Qué gran día! —en esas 24 horas se vivieron muchas cosas en Whistler. Si usted pensaba apostar por el mejor día de la vida de Billy, seguramente pondría sus fichas en el 25 de febrero de 2010, parece dinero fácil.

O no.

***

El coágulo que tenía en el cráneo era del tamaño de un puño, la fractura, de 17 cm, y todo por un clavado en una alberca de poca profundidad; fue el primer accidente grave en la carrera de Billy, y ni siquiera fue en esquís. Los doctores dijeron que ese año no podría saltar. Quizá nunca más.

“Al principio me desconcerté muchísimo”, dice. “¿Que nunca volveré a esquiar? ¿Estás loco? Imposible. No podía procesarlo”.

BillyDeMong2En 2002, a los 21 años, Billy era una máquina de esquiar. Salió de la preparatoria con el único propósito de ser el mejor. En 1998 fue a los Juegos de Nagano, tenía 17. Esquiar era todo. Esquiar era lo único.

Por eso el cuarto lugar de Salt Lake City resultó en meses de depresión para Billy. “Mi autoestima estaba atada a mis resultados y obviamente por ahí no era”, dice. “Toda esa primavera fue de lucha interna, pensando en que mi vida no había resultado como la había planeado. No iba a abandonar repentinamente con una medalla de oro y darle un giro a mi vida. Fue como preguntarme, ‘¿voy a seguir con esto?’”.

Claro, y mejor que ningún otro estadounidense lo había hecho nunca, pero eso usted ya lo sabe. Billy no lo sabía. ¿Cómo podría saber que fracturarse el cráneo, tener que dejar de saltar un año y perder el rumbo en su plan de vida, le ayudaría a encontrar su camino a lo más alto del podio en Vancouver?

Billy hizo cosas en ese año que tuvo para descansar. Primero, un nuevo plan de vida y de carrera. Luego casas con un amigo en Steamboat Springs, Colorado. Siguieron programas de entrenamiento. Después, buenos resultados y confianza en ski a campo traviesa. El último paso fue entender.

“Fue un año de increíble crecimiento personal, y además me ayudó a no atarme a una sola cosa”, dice Billy. “Fue el paso que necesitaba para poner todo en perspectiva y darme cuenta de que en realidad la vida real no es tan mala”.

Construyó todo eso porque el accidente fue una especie de escalera que le ayudó a llegar a lo más alto en 2010. “Ese accidente de la albera es gracioso”, dice, “porque la gente lo ve como una gran tragedia y yo lo veo como el incidente que me permitió salir victorioso en Vancouver. Ése fue el momento en que todo cambió”. No sólo en su carrera como esquiador, también en la forma de ver la vida.

Ese día, la vida dejó su marca, ni más ni menos. Es inevitable, pero también sorprendentemente justo, la factura del intercambio entre experiencia y sabiduría. Pero Billy también dejó su marca.

El tatuaje lo tiene de un lado. Y no se lo muestra a cualquiera. Es un recordatorio—incluso una advertencia—de algo que no es tan obvio como parece. “Dice ‘Prohibido tirarse clavados’, aunque en realidad significa ‘no nada más saltes como un idiota’”, cuenta Billy. “Para mí no es más que un recordatorio de que debo dejarme ir. Vivir la vida y disfrutarla por lo que es”.

Y eso no significa que todas las experiencias van a ser buenas, solamente valiosas.

“También puede ser tan disfrutable como poner las cosas en orden otra vez”, dice Billy. “Mi papá siempre estuvo en desacuerdo conmigo en esto, pero en días realmente difíciles, como cuando alguien cercano muere, en esos días es cuando uno realmente vive. Uno sabe que está vivo cuando le pasa algo malo”.

***
BillyDeMong3En el video se oye crujir el fuego mientras caen grandes y pesados los copos de nieve. La medalla de oro es fácil de encontrar, cuelga del cuello de Billy con la de plata que ganó en el evento de nórdico combinado por equipos. Como en el “Today Show “de la televisión —en Nueva York o en una montaña en Vancouver—en el fondo se ven personas con carteles.

El pelo de Billy está mojado. Son las tres de la mañana. Pero él aún vive la emoción del día anterior. Casi para terminar, Katie, su prometida, entra en la toma y Al Roker, el famoso hombre del clima del “Today Show”, le entrega un ramo de rosas rojas.

Es un final memorable para un día más que memorable, “ElMejor. El Día. El Día de Su Vida”. Las mejores 24 horas. El perfecto final de película de un día que suponemos incomparable.

Se equivoca.

“La gente dice que tiene que ser el mejor día de mi vida”, dice Billy, hablando del día del oro en Whistler. “Creo que sería lindo decir que lo fue, pero lo he puesto en la lista de todos los otros días que he tenido la suerte de vivir, como sentarme en un río en Alaska a pescar salmón y dormir en pleno día. He tenido muchos días increíbles y ése podría ser el más público.

“Ahora parece que los mejores días son esos en que llevo a mi hijo de dos años a esquiar por primera vez, son casi iguales al día en que gane. Te permiten darte cuenta de qué están hechos los días buenos. Son lo que uno hace de ellos”.

Conozca más sobre los atletas y organizaciones que confían su salud a los productos USANA, ganadores de premios, en los archivos de las series de atletas.

BillyDeMong4

- Fuente: USANA

Más información sobre los productos, la compañía y el negocio, en SaludVerdadera.com  (USANA significa “Salud Verdadera” en Español)

Acerca de USANA

Fundada en 1992, USANA Health Sciences (NYSE: USNA) es una compañía nutricional con base en EE.UU. que desarrolla y fabrica productos nutricionales, de cuidado personal, energéticos y para el control de peso en sus instalaciones registradas ante la FDA, en Salt Lake City, Utah. Los productos, probados por NSF International y utilizados por más de 600 atletas profesionales, son desarrollados por el galardonado equipo de científicos de la compañía y se venden directamente a Clientes Preferenciales y Distribuidores en Estados Unidos, Canadá, México, Francia, Bélgica, el Reino Unido, Holanda, Australia, Nueva Zelanda, Filipinas, Tailandia, Singapur, Malasia, Corea del Sur, Japón, Taiwán, Hong Kong y, en China, a través de BabyCare, Ltd., subsidiaria de propiedad absoluta. Nombrada cuatro años consecutivos como uno de los “Mejores Lugares para Trabajar” por la revista Outside, USANA ha recibido también más de 100 reconocimientos estatales, nacionales e internacionales, incluido Lo Mejor del Estado de Utah, Premios Stevie, Australian Business Awards, La Elección del Editor de NutriSearch y otros.

* Todas las imágenes que se muestran son única y exclusivamente para fines ilustrativos, y tienen Derechos Reservados (©Copyright) por sus respectivos dueños.
** Todas las marcas y nombres comerciales mencionados son única y exclusivamente para fines informativos, y tienen Derechos Reservados (©Copyright) por sus respectivos dueños.
*** La marca USANA® es propiedad de Usana Health Sciences, Inc.(Salt Lake City, Utah – NYSE:USNA)